La Fiesta Blanca de Hispano Suizas, una noche mágica

 

Desde que hace algunos años comenzáramos a celebrar la Fiesta Blanca de Hispano Suizas, justo antes del comienzo de la vendimia, soñábamos con una jornada como la que vivimos ayer y se viene sucediendo en los últimos años. Más de 250 invitados celebrando con nosotros esa llegada de la vendimia, de riguroso blanco, con una cena espectacular, música, vino y ayer se sumó a la fiesta un espectacular castillo de fuegos artificiales. Además, muchos de los asistentes convertidos en fotógrafos por un día para participar en el concurso ‘En busca de la mejor foto de la fiesta’ que sigue abierto en nuestras redes sociales y que premiará la mejor foto de la noche con un exclusivo mágnum de Impromptu Rosé.

Y así transcurrió una velada en la que a las 9 de la noche comenzaron a llegar los invitados. Las antorchas les esperaban acompañándolos hasta la bodega. El photocall preparado. La cena del restaurante El Yantar de Carlos Cervera y su madre Pilar Lavarías, casi lista. Los brindis se sucedían y la sonrisa sincera de nuestros invitados lo decían todo. En el exterior de la bodega, con el viñedo iluminado, tuvo lugar la cena tipo cocktail. Y llegó algo más de la media noche y el cielo brilló con los fuegos artificiales… Y casi sin darnos cuenta arrancó la música de Señor Miyagi que subió las pulsaciones algo más todavía.

Y así, rodeados de amigos, vivimos una velada que se ha convertido en un evento marcado en el calendario y con el que cada año nos proponemos el reto de superarnos. Gracias a tod@s porque sin vosotros sería imposible, sobre todo a todos aquellos que os encontrasteis con el cartel de “aforo completo” y fuisteis tan comprensivos y con ganas de poder ser partícipes en futuras ediciones. Prometemos seguir trabajando en que el evento siga siendo un éxito.
Galería del evento

 

2 thoughts on “La Fiesta Blanca de Hispano Suizas, una noche mágica

  1. Fernando Puyuelo says:

    La entrada en la bodega, sobre las 21:00h, a través de un camino entorchado y abrigado por las hileras de cepas, con la iluminada fachada del antiguo caserón reconvertido en las bodegas de lujo en las que se ha convertido Hispano Suizas, los barriles de roble francés de la nueva añada haciendo de mantenedores de los platos de jamón fino cortado por el maestro cortador, las copas de cava rosado en las manos de los invitados de riguroso blanco, las viñas al fondo y más allá una puesta de sol de las que iluminan de rojo intenso las pocas nubes del cielo, con un fondo musical bien seleccionado de música que invitaba a disfrutar cada mirada, cada sorbo, cada sabroso bocado, hacían sólo esos primeros minutos presagiar que la noche se convertiría en lo que luego fue, glamour, sonrisas, risas, activación de cada uno de los cinco sentidos.

    Enhorabuena por la organización y sobre todo enhorabuena por ofrecer esos vinos y cavas realizados con tanta dedicación. Así se hacen los productos exclusivos.

  2. Pepe Baldó says:

    En esta noche tan especial por ser la vendimia de la Fiesta Blanca de Hispanosuizas, me siento muy feliz y encantado de poder vivir este momento tan mágico con esta gran familia de amigos en la Finca la Borraccha.Disfrutando y celebrando la recogida de la misteriosa uva de los futuros caldos donde se obtendrán seguro los mejores aromas y sabores de esta querida bodega..Muchas gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *